Menu

Comunicado Oficial de Psicólogos por la Verdad España. "DATOS DE ESTA PANDEMIA DESDE LA PSICOLOGIA"

Comunicado Oficial de Psicólogos por la Verdad España. "DATOS DE ESTA PANDEMIA DESDE LA PSICOLOGIA"

Como psicólogos, profesionales especialistas en la salud y el bienestar emocional y mental del ser humano en cualquiera de sus etapas del ciclo vital (prenatal, infancia, adolescencia, adultez y vejez) y ante los cambios que estamos sufriendo, manifestamos, acorde a los conocimientos y experiencia que nuestra profesión nos otorga, que:

– El uso del lavado compulsivo de manos, desinfección constante de espacios y el abuso de productos de desinfección, debilita nuestro sistema inmune y puede conllevar asociado un aumento de trastornos mentales como TOC (trastorno obsesivo-compulsivo), fobias o ansiedad.

– La distancia social impuesta, genera sentimientos de desconfianza ante los demás, desvitaliza las relaciones, dificulta la empatía y el desarrollo de habilidades sociales tales como la generosidad, el altruismo y la ayuda al prójimo, entre otras. Lo que puede favorecer el desarrollo de fobias de contacto y sensación de miedo generalizado.

-Así mismo, las medidas adoptadas en cuanto a la forma de relacionarse y al uso generalizado de mascarillas, inducen sentimientos de inseguridad y miedo exacerbado, que puede condicionar a las personas a sentir que el único lugar seguro es el hogar, pudiendo generar trastornos de agorafobia o agravar los ya preexistentes.

–La alteración en las dinámicas de juego en los niños, el no poder compartir con sus iguales, coartando drásticamente la naturalidad y espontaneidad en sus interacciones y en el aprendizaje a través de la experimentación, sumado a que en esta etapa de la infancia tan crítica para el desarrollo de la personalidad adulta y por ende, del autocontrol, autoestima, confianza, etc. están siendo condicionados a considerar al otro como una potencial amenaza y a vivir desde el miedo.

– Igualmente, se está dificultando una elaboración sana del duelo y de la muerte, atendiendo a su nivel de madurez emocional. Todo ello es atentar contra la niñez y perjudicar gravemente la esencia y el sentido de la Infancia. Vivir en un mundo donde a los niños no se les permite ser niños: moverse libremente, jugar, reír, compartir, nos llevará al desarrollo de personas poco empáticas, inseguras, individualistas y temerosas. No es difícil imaginar las nefastas repercusiones que esto conlleva para la sociedad.

–El confinamiento de personas sanas es una medida que limita las libertades y los derechos humanos y lleva asociadas numerosas secuelas emocionales, tales como:

• Síndrome de estrés post traumático

• Alteraciones del patrón de sueño ( insomnio, pesadillas, terrores nocturnos…)

• Alteraciones alimenticias ( ansiedad- compulsión, obesidad, etc)

• Estados depresivos, soledad, suicidios.

• Crisis de pánico, cuadros de ansiedad, estrés continuado, hipervigilancia, falta de control.

• Miedos, fobias, agorafobia, hipocondría, trastornos psicosomáticos…

-Sabiendo de la estrecha Inter relación entre cuerpo, mente, emociones y espíritu, l@s psicolog@s trabajamos holísticamente y en el tratamiento oficial que se está considerando del virus Covid 19, no se está contemplando esta implicación y no se está teniendo en cuenta que las consecuencias psicológicas enfermizas que se están desarrollando también afectan al cuerpo físico y bien podrían derivar en enfermedad física y/o psicosomáticas a corto o largo plazo.

TODAS LAS EMOCIONES TIENEN SU EFECTO EN EL CUERPO FÍSICO

–El miedo, la falta de transparencia, la incertidumbre y la desconfianza en la que nos hallamos inmersos, son altamente perjudiciales para el desarrollo saludable de la Infancia, especialmente de niños y niñas menores de 12 años. Los niños necesitan crecer en un entorno seguro, predecible, confiados y sintiendo que el entorno es un lugar maravilloso que desean explorar y conocer. Limitar el contacto, el movimiento y la exploración necesaria de objetos y del mundo, por miedo al contagio, impide el desarrollo motriz y neurológico necesario para el despliegue de capacidades cognitivas vitales para el aprendizaje. La relación que los niños establecen con el mundo viene determinada por la relación que tienen los adultos de su entorno, y en estos momentos, esta relación esta marcada por el miedo y la desconfianza.

-Del mismo modo, la visión continuada de personas con mascarillas, a las que no se les puede ver la expresión de gestos y emociones, conlleva una debilitación del YO, obstaculiza la comunicación entre las personas y potencia la individualidad frente a la colectividad.

–El uso de mascarillas supone además una dificultad añadida para las personas sordas o con disminución de la capacidad auditiva, imposibilitando la comunicación de estas personas y dejándolas en una situación de desamparo, indefensión y aislamiento.

–El uso de mascarillas impide ver las emociones de las personas y por tanto, los niños tendrán grandes dificultades para imitarlas, desarrollarlas y expresarlas. No observar las emociones en los otros, conlleva la dificultad del desarrollo de la empatía, generando seres fríos a los que no les importa el dolor ajeno, conduciéndonos a una sociedad patológica con tintes psicopáticos.

-El uso constante de las mascarillas como medida obligatoria para salir de casa, condiciona a las personas a desarrollar una dependencia insana y una sensación falsa de locus de control externo, sin la cual creerán estar en peligro, generando una dependencia patológica a este objeto que necesitarán continuamente para sentirse protegidos. Necesitarán una barrera para enfrentarse al mundo y poder relacionarse con otros. Algo que condicionará la vida de las personas y las hará más sumisas y dependientes.

Ante esta situación, el colectivo de Psicólogos por la verdad proponemos para proteger el bienestar emocional de las personas, las siguientes medidas:

–Reclamamos que se permita a las personas elegir cómo cuidarse y dedicar recursos económicos y formativos para educar a la población en la prevención, los hábitos saludables y el autocuidado, contando con los profesionales indicados para esto, entre los que nos encontramos los psicólogos de forma destacada.

–Proponemos que no se continúen fomentando conductas no saludables que llevan a las personas a empeorar su salud y que inducen al consumo y a las adicciones: alcohol, tabaco, compras compulsivas, …y difundir por el contrario, conductas potenciadoras de la salud como pueden ser: pasear libremente por el campo y/o playas, abrazar, jugar en los parques, respirar aire puro, alimentación saludable, reír, relacionarse con familia y amigos…

–Fomentar el aprendizaje de técnicas y terapias que potencien el sistema inmune, mejoren el estado emocional y mental de las personas así como el desarrollo espiritual de las mismas, a través de técnicas de relajación y manejo del estrés, la práctica de la respiración consciente, la meditación, el mindfulness o el yoga, contribuyendo a aumentar la resiliencia y la salud global de la población.

–Como medida de protección a la Infancia, pedimos una vuelta a las aulas con absoluta normalidad, sin uso de mascarillas ni distancia social, fomentando la enseñanza al aire libre siempre que sea posible y se eduque desde la alegría y no desde el miedo.

–Las medidas tomadas en sanidad: mascarilla, distancia social, confinamiento… (sin comisión de expertos) choca con nuestros propios valores, conocimientos y formación por lo que procedemos a declarar nuestra total objeción salvaguardando nuestra dignidad e integridad personal.

-Artículo 10 de la Constitución Española de 1.9781. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las materias ratificados por España.

-Si somos honestos con nuestra profesión y código deontológico, no podemos participar en actividades de coacción y/o humillación, que atente contra la libertad y los derechos humanos, sabedores de que, sin libertad, no hay salud física ni psicológica posible.

– Nuestra obligación como profesionales de la salud emocional y psicofísica, desde todos los ámbitos: educación, deporte, clínica, escolar, social, etc. es proteger el bienestar de las personas y nos negamos a creer y a apoyar que un abrazo, un beso, una caricia, jugar, tomar el sol, reír y respirar aire puro, sea peligroso para nuestra salud bajo ninguna circunstancia.

–Las normas impuestas no tienen fundamento científico suficientemente avalado y, sin embargo, perjudican gravemente la salud global de las personas y del planeta, por lo que proponemos que se levanten todas las restricciones impuestas hasta ahora y que no se tomen en el futuro ninguna medida que atente a la libertad, los derechos y la salud de las personas.

–El respeto es fundamental en la convivencia e imponer conductas restrictivas es una falta de respeto manifiesto, porque es degradante, abusivo, humillante y se violan las normas esenciales de la convivencia.

–Mostramos nuestro rechazo, así mismo, a cualquier medida que conlleve obligatoriedad sobre la salud individual y el cuerpo de las personas, por lo que pedimos se respeten las opciones individuales, éticas, médicas, religiosas y de cualquier índole para NO imponer la medicación, aplicación de pruebas o cribados, NI la vacunación obligatoria a ninguna persona, tenga la edad que tenga, y que esto no sea una condición limitante para el desarrollo de sus vidas, garantizando así el derecho fundamental del paciente a elegir libremente el tratamiento que considere adecuado, protegiendo la no discriminación y el derecho a la intimidad y privacidad de datos.

-Como psicólogos, no podemos asumir la responsabilidad de los daños físicos y psicológicos derivados de medidas fuera de contexto, porque es un quebranto moral a nuestra profesionalidad.

–Nuestra obligación como profesionales es ser leales a las necesidades psicológicas de nuestros pacientes y proteger el bienestar emocional individual y colectivo, por lo que pedimos que, a partir de ahora, ya que no se ha hecho antes, se cuente con nuestro criterio profesional para la elaboración de un plan de recuperación de la salud para la población, desde una perspectiva holística que incluya la esfera psicológica, social y espiritual de la salud y no solo su dimensión física.

-Por lo que, al amparo de nuestra Constitución, y por razones de conciencia, hemos decidido no participar en conductas sanitarias impuestas, que atentan contra la dignidad del ser humano en todas las áreas de la vida.

Fdo: Colectivo Psicólogos por la verdad España

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A 15 de Agosto 2020

Síguenos en Facebook

back to top
Info for bonus Review bet365 here.